+nuevo
Cargando...

Cómo relacionarse con japoneses y no morir en el intento

Abrazos gratis en Japón

Recién has llegado a Japón,  comienzas a relacionarte y a hacer amigos japoneses por primera vez. Notas que algo falla y empiezas a recordar todos los estereotipos que te dijeron sobre los nipones en tu país natal y a encerrarte en ellos. Te comportas y tratas de relacionarte igual que lo harías en tu país, pero sientes que no encajas. A continuación veremos algunos aspectos que hay que tener presentes cuando la relación no fluye como pensabas.

Son tantos los mitos y las leyendas urbanas que hay alrededor de los japoneses que presuponemos muchas cosas antes de dar el primer paso. ¿Quién no ha pensado alguna vez que relacionarse con japoneses es complicado? Si ya tenemos problemas al relacionarnos con gente de nuestra misma cultura, imaginaos si lo hacemos en una cultura que está al otro lado del mundo. ¿Significa esto que somos 100% diferentes? No, pero son los pequeños detalles los que marcan la diferencia y pueden tirar por tierra el comienzo de una bonita amistad.

Empezando de cero

Antes de relacionarnos con japoneses, e incluso antes de ir a Japón, lo primero que debemos tener en cuenta es evitar pensar que todos los japoneses tienen una personalidad concreta e inamovible, ya que eso sería generalizar y limitar nuestra visión del país. Cada individuo tiene su propia personalidad, por lo que el carácter de los japoneses no va a ser siempre el mismo. Vas a encontrarte desde japoneses que no articulen ni media palabra en los momentos iniciales hasta japoneses que por algún motivo estén acostumbrados a tratar con extranjeros y sepan mostrar una personalidad acorde para mantener un buen clima sin que el extranjero se sienta incómodo. El problema de este segundo grupo, según lo que pude experimentar en la universidad, es que al tratar de imitar un 'comportamiento occidental' tienden a sobreactuar y eso me incomodaba tanto a mí como al resto de mis compañeros extranjeros. Obviamente, adoptaban este comportamiento para hacernos sentir cómodos en un clima al que estamos acostumbrados, y eso es de agradecer.

Una vez empezamos a relacionarnos con japoneses, podemos llegar a tener la impresión de que algunos de sus comportamientos, como el escaso diálogo, no permiten la fácil interacción entre ambas partes. La realidad es que, al estar nosotros en su cultura, son nuestros comportamientos los que suponen una barrera. Esto no quiere decir que lo estemos haciendo mal. Es natural que nosotros actuemos en concordancia con nuestra cultura y personalidad. Lo que sí es importante es darse cuenta de que dicha barrera no es por culpa del comportamiento de los japoneses, sino de la diferencia entre ambas culturas. Hago hincapié en esto porque he escuchado en numerosas ocasiones que los japoneses son demasiado introvertidos e incluso que no tienen habilidades para hacer amigos. Si ellos ponen de su parte para relacionarse, hagámoslo también nosotros.

No hay que olvidar que, ante todo, es necesario respetar la forma de relacionarse en Japón y que ninguna es errónea, ni tu forma, ni la de los japoneses. Ambas funcionan dentro de su cultura y entre sus miembros. Si al relacionarte con japoneses tienes algunas de estas sensaciones, trataré de explicar cómo suceden y cómo evitarlas para no tener impresiones que conduzcan a ideas erróneas.

Haciendo amigos en Japón

Amigas japonesas
Derechos: Flickr (buyalex)

Siendo extranjeros en Japón tenemos la posibilidad de que muchos japoneses se acerquen a nosotros. ¿Conoces a alguien en tu país que ha buscado tener amigos/pareja japonesa tan sólo para presumir? Pues cuidado, porque en Japón ocurre lo mismo. Estoy casi seguro de que te encontrarás con japoneses que sólo se acerquen a ti por interés. También, el hecho de ser extranjeros en Japón hace que algunos japoneses presupongan que no conocemos su forma de hacer las cosas y por eso no tendrán en cuenta nuestros 'errores'. Sin embargo, también tendrás la impresión de que otros van a tratar de evitarnos. Inevitablemente vas a pensar que nadie quiere relacionarse contigo porque eres extranjero, pero nada más lejos de la realidad.

  • Superar la barrera del idioma: Si dominas el japonés lo vas a tener mucho más sencillo en todos los aspectos de tu vida en Japón (esto es de cajón), pero si las conversaciones tienen que desarrollarse en inglés puede surgir un problema. Muchos japoneses tienen miedo de ser juzgados o evaluados por nosotros, motivo por el que tienden a hablar poco. Es posible que ese japonés sea bueno en inglés, pero a nivel conversacional no lo demuestra porque todavía es consciente de que puede cometer errores y además ante un nativo. Si no queda más remedio que utilizar el inglés, lo mejor para solucionar esto es hablar despacio y utilizar oraciones y vocabulario sencillo. De este modo, los japoneses se irán sintiendo más cómodos y al tomar una mayor confianza consigo mismo tratarán de hablar más. Esto sólo va a funcionar, obviamente, si la persona japonesa tiene conocimientos suficientes del idioma en el que se desarrolla la conversación. Si sólo habla japonés, por mucho que le hables en un lenguaje sencillo... habrá que recurrir al lenguaje de los signos.

  • Ubicarnos en la sociedad: Cuando estamos conociendo japoneses y estos no pueden ubicarnos dentro de la sociedad surgen problemas de comunicación que mermarán las relaciones. Este problema no ocurre entre japoneses, ya que en una presentación formal, los japoneses incluyen en el saludo información que sirve para ser ubicados en la jerarquía de la relación y les permite saber qué tipo de lenguaje verbal (plano, keigo...) y no verbal (inclinaciones) utilizar. Para nosotros es difícil proporcionar esta información porque estamos acostumbrados a presentarnos con nuestro nombre únicamente, pero en el momento en el que formamos parte de una empresa o universidad podemos dar a conocer 'quiénes somos y a dónde pertenecemos'.

  • Tener paciencia y ser transparentes, hasta cierto punto: La confianza es un factor clave en cualquier tipo de relación, ocurra en el país que ocurra. Sin embargo, la forma de entender la confianza en nuestra cultura es diferente a la de los japoneses. En España solemos forjar relaciones estrechas en muy poco tiempo, a veces (exagerando) tras una conversación en la barra de un bar. Por eso, al llegar a Japón se nos queda un sabor amargo al ver que nunca vamos a poder hacer crecer una amistad real con japoneses. Todo es cuestión de tiempo y paciencia. En Japón, la confianza es un valor que se desarrolla a largo plazo, por lo que conseguir lo que nosotros conocemos como 'amigos de verdad' lleva más tiempo. Al inicio de una relación, nos vamos a encontrar con japoneses muy poco habladores y con apariencia tímida. Este tipo de comportamiento no quiere decir que no tengan ningún tipo de interés en nosotros o que no tienen inquietudes. Simplemente, primero van a intentar conocer más datos sobre nosotros, por lo que es bueno que nos mostremos transparentes. Para ello, van a hablar muy poco sobre sí mismos y van a hacernos muchas preguntas para así conocernos mejor y no decir algo que pueda molestarnos (de ahí ese silencio inicial). Es mejor limitarse a responder sus preguntas sin dar demasiada información sobre tu vida privada. La privacidad en Japón es algo diferente a como nosotros la entendemos y puede que se vean abrumados si sienten que tú también quieres conocer tantas cosas sobre su vida privada.

  • Tú tienes el mando: ¿Qué ocurre a la hora de hacer planes? Ya has conseguido hacer amigos en Japón y vais a salir a dar un paseo. Es mejor que lleves pensado un lugar al que ir porque de lo contrario os veréis en una situación algo incómoda. Si no se ha concretado ningún plan, los japoneses van a dejar que seamos nosotros los que decidamos, recayendo sobre nosotros la responsabilidad, ya sea por cortesía o porque no es su modo de hacer planes. Sí, nosotros estamos más acostumbrados a improvisar planes de la nada, mientras que los japoneses deciden con varios días de antelación la hora, el lugar y la actividad. ¿Significa esto que no sepan improvisar? No, tan sólo es que su estilo de vida les obliga a tener que gestionar su tiempo de una forma diferente a la nuestra. Gran parte de los estudiantes universitarios tienen trabajos temporales y ocupan sus tardes con las actividades del club universitario, por lo que no es tan fácil cuadrar horarios. De nuevo, he conocido a extranjeros a los que les molesta la forma de hacer planes de sus amigos japoneses o verse obligados a decidir. Ya sabes lo que puede ocurrirte, así que, anticípate.

  • Cuidar el contacto físico: 'Los japoneses no se tocan' es otro de los mitos sobre Japón que podemos encontrar por la red, aunque su parte de verdad tiene. Es cierto que, una vez que tenemos confianza con los japoneses, el contacto físico es de lo más normal. Sin embargo, hay que tener cuidado cuando nos encontramos al inicio de la relación. En esta instancia, no sólo hay que cuidar el contacto físico, sino también otros aspectos como no mirar a los ojos durante varios segundos seguidos. Nosotros estamos acostumbrados a mirarnos a los ojos cuando conversamos. De hecho, consideramos que es mala educación retirar la mirada cuando hablamos con alguien o nos cruzamos con algún conocido. En Japón ocurre justo al contrario, es bastante agresivo hablar con alguien que no conoces o conoces poco mirándole directamente a los ojos. Es mejor mirar hacia un lado de su cabeza (por ejemplo, yo suelo mirar a su hombro) y a menudo dirigir la mirada hacia abajo. Los japoneses que llevan a cabo reuniones de negocios conocen estas diferencias culturales y para distraer o poner nerviosos a los negociadores occidentales, estos suelen cerrar los ojos y permanecer en silencio un tiempo prolongado. Hay que tener en cuenta de que esto hay que cuidarlo cuando la relación no a hecho más que empezar. Una vez la confianza vaya creciendo entre vosotros, puedes obviar algunos de estos detalles.
izakaya bajo un puente
Derechos: Flickr (keroyama)

  • El alcohol fortalece las relaciones: Uno de los lugares favoritos por los japoneses para socializar son los izakaya, tabernas de estilo japonés (por llamarlos de algún modo) en los que se consume alcohol mientras se refuerzan las relaciones personales. Los grupos de amigos, compañeros de empresa o compañeros de clase organizan este tipo de encuentros llamados nomikai (飲み会), encuentros para beber si lo traducimos directamente al español. El ambiente generado y el estado de embriaguez propician una mayor facilidad para conversar y conocerse mejor. Es por esto por lo que este a esta forma de socializar se le conoce como nomunication, término resultante del verbo nomu (beber) y communication. Aunque no bebas alcohol, sólo el hecho de estar allí te hace formar parte del grupo y la integración es plena ¡No desaproveches estas oportunidades!

  • No tratar ser el centro de atención: Siendo el extranjero en un grupo de amigos japoneses te vas a convertir en el centro de atención por ti mismo, por lo que es mejor no alimentarlo con comportamientos llamativos o con conversaciones forzadas que puedan resultar bruscas para ellos. Intentar llamar la atención o sobresalir no está bien considerado en Japón, por lo que un comportamiento así podría traer problemas a la hora de relacionarnos. También es mejor procurar no cambiar en el rumbo de la conversación hacia nuestros intereses, no actuar de modificador y no acaparar la conversación. Recuerda que en Japón se valora más decir mucho con pocas palabras que muchas palabras con poco contenido.

Las situaciones que pueden producirse cuando estamos relacionándonos con japoneses son casi infinitas y es muy difícil de explicarlas todas en una entrada. He elegido aquellos casos que he experimentado por mí mismo o que he comentado con otros amigos extranjeros en Japón. Además, tal y como dije en las primeras líneas, cada japonés tiene su propia personalidad, su propio carácter, y aportará experiencias diferentes a nuestra vida. Con algunos japoneses sentirás que la química fluye mejor, mientras que con otros verás imposible consolidar una relación de amistad. Simplemente sé tú mismo y así encontrarás a las personas con las que congeniarás mejor.

Si has hecho amigos en Japón y te encontraste ante alguna dificultad, ¿qué hiciste para superarla?

Derechos portada: Flickr (nickyfern)


Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

5 comentarios :

  1. Muy interesante, la verdad es que llevo un tiempo leyendo algunas de tus entradas y estoy aprendiendo un montón de cosas. Gracias por compartir información y tus diferentes experiencias :)

    ResponderEliminar
  2. Vale, una duda como un piano Ernesto. Hace poco conocí a un chaval japonés que está estudiando español en Madrid. Quedamos, fuimos a cenar... todo en plan amigos, pero él se mostraba muy cercano y simpático, cantaba y hasta me cogía el brazo para moverlo a su antojo (un tanto incómodo eso, he de admitir). Mi pregunta es, ¿está sobreactuando como bien dices al inicio del post o es que he topado con un japonés extrovertido?
    Un saludo, Laura González

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias x compartir esta información!! Planeo viajar en unos meses,sola y tengo algunas dudas. Los vídeos y el blog están siendo de mucha utilidad.

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!